Dora Seguel: La memoria viva y el reclamo de justicia en el cierre de alegatos

Dora Seguel se hizo presente en el cierre de alegatos con el pañuelo blanco que era de su mamá, Flora Betancour, en la cabeza. 

Dijo que su mamá se puso por primera vez ese pañuelo blanco cuando entró a la casa de gobierno con un petitorio durante la primera marcha por los derechos humanos, el 14 de agosto de 1980. “Mi mamá era muy cándida y humilde” confió. 

Agregó que si bien “Hoy la pandemia no le permite estar a Ines y a Lolin, y sin embargo están acá, por las compañeras de la agrupación de apoyo a las Madres, y porque el pañuelo de mi mama las representa también a ellas”. 

“Queremos que la verdad salga a la luz, nuestros compañeros merecen justicia, nosotros merecemos justicia, y principalmente el pueblo argentino merece que la justicia, la verdad y la memoria estén enarboladas permanentemente”, expresó. 

“Nosotros no éramos mercenarios ni éramos terroristas, eramos luchadores y queriamos lo mejor para este país y considerábamos que en ese momento ese era el camino”, finalizó su declaración no sin antes impulsar a que “Tenemos que seguir luchando por las mismas banderas que son la dignidad para el pueblo, salud, trabajo, educación y justicia”

Daniel Font Thomas para la cobertura colaborativa